sábado, 10 de noviembre de 2007

Si yo muriera mañana... II

x. Aclaraciones[Primer capítulo]
· Ángeles y demonios, los dos por igual, no poseen sexo alguno, en la historia((como ya es mencionado en esta)); es decir, no está especificado si alguno es mujer u hombre. Simplemente me baso en el género de ambos, en los dos casos masculinos.


-----------------------------------------------------------------------------

Segundo capítulo, sin corregir, Versión del angel::


Nota de la Autora(osea yo):: Esta pequeña historia, esta basada en una estructura dual((si existe la palabra)), es decir, será un capítulo el angel, un capitulo el demonio, y así sucesivamente...Para saber la perspectiva y otros de cada uno...
Siento, no haber podido subir lo que seguía antes, pero no había tenido tiempo..es que estoy ya por la mitad de la historia((a mano)) y no he podido escribirla en la pc...prometo que en esta semana trataré de hacerlo...

~ Para algunos, la existencia es un misterio imposible de conocer. Nadie sabe porqué esta en el mundo, por qué es como es y no de otra manera… La verdad de la existencia, está en cada uno de nosotros… somos libres de elegir entre una vida normal basada en el realismo y un sueño eterno que es y sería ideal…
El mundo, como lo conocemos, se cierne siempre bajo una dualidad constante, es decir, no existe algo in que exista su contrario, así tenemos la luz y la oscuridad, lo blanco y lo negro, el hombre y la mujer y otros…

Pero para mí, el mundo se basa solo en dos dogmas: el bien y el mal… Para mí solo existen dos clases de seres, a los que tengo que proteger: los buenos y los malos, especialmente a los seres de mal corazón son a los que tengo que vigilar más, pues son ellos lo que cometen más locuras, por decirlo así…esa es misión, nuestra misión (la de los seres como yo), proteger a la humanidad y tratar de cuidarlos de nuestros mayores enemigos, a los que ellos llaman “demonios”… Pero, ¿qué soy?, la humanidad le ha puesto a los seres como yo el nombre de ángeles, pues somos los guardianes de la existencia humaba, la verdad es otra y nuestro nombre real es algo que solo nosotros conocemos. Mi vida no es completa pues de día soy alguien y de noche soy otra clase de ser… pero no la cuestiono, sólo la acepto; tampoco cuestiono mi misión, solo me encargo de cumplirla…

Era jueves, pasadas las 21 horas y hacia 20 minutos, que recibí el mensaje encargándome, mi nueva misión: vigilar a un conocido y temido demonio…
Y ahora que ya la sabía tendría que ponerme en marcha, nunca había fallado en alguna misión, por mas difícil que fuera. Entonces, me puse en camino, tenia que llegar a París en dos horas para intentar alcanzar a mi objetivo. En lo personal, no me importa “cuidar” a un demonio, ya lo he hecho anteriormente, sólo que esta vez fue diferente, cuando vi su retrato en su expediente sentí algo extraño…no sé que fue… que es…
Así, llegué a París, no fue difícil encontrarlo, los demonios siempre acuden a los mismos lugares. Pude encontrarlo en una de sus calles favoritas, caminando, ahora ya eran mas de las 23 horas, yo estaba a pocos metros de él, con la sensación de estar descubierta… Estaba lista para huir, pues podía asegurar que me iba a atacar, pero algo me contuvo… Estaba escuchando aquellas campanitas que me indicaban que alguien en peligro de muerte, estaba cerca… “el también lo sintió”, pensé al ver como todo el entorno y él cambiaban a mi alrededor; pero yo no tenía tiempo para el…tenía que buscar a su próxima víctima…pero, pero…no podía dejar de verlo, no podía, había algo en el que me dejaba completamente inmóvil…Me bastó solo parpadear para despertar de ese estado hipnótico, él ya no estaba ahí. Suspiré y con resignación y enojo hacia mi misma, volé hacia el lugar donde seguro el estaba.

Cuando llegué, encontré a varios de mis compañeros retirándose, él había encontrado a su víctima, y no había caso pelear, según ellos. Busqué el origen de todo, era una mujer atrapada en su Porsche rojo, y él estaba a su lado aspirando lo poco que le quedaba de vida… Yo no podía permitir aquello, me acerqué rápidamente, estando conciente que estaba sola, todos mis compañeros se habían retirado ya; cuando llegué, lo separé de aquella mujer y el me gritó que lo dejara hacer su trabajo… Quería responderle, hablarle, pero mis labios no se movían, ¡no respondían!...y solo atiné a lanzarlo deliberadamente lejos. Rápidamente me decidí a ayudarla, por esa fracción de minutos, no me importó él, sólo pensaba en la vida de aquella mujer a la cuál debía salvar… Me acerqué a ella y con un suspiro le devolví lo poco que le quedaba de vida, pude ver como el color el regresaba a las mejillas y me sentí alegre…solo me faltaba besarla y él ya no podría hacerle daño en un largo lapso de tiempo… y, me acordé nuevamente de él, cuando regresé a verlo, lo vi lejos, estaba marchándose del lugar…
Con resignación y enojo hacia mi, decidí darle el toque final, pero algo había salido mal, los paramédicos ya estaban que la auxiliaban y yo ya no podía hacer nada. Sabía que acercarme más de ese lugar, era descubrirme…así que con todo el dolor de mi corazón y sintiéndome por primera vez fracasada, me retiré del lugar, me sentía completamente tonta…me había preocupado demasiado por él y ahora no sabía si ella, si aquella mujer estaba en peligro…
Decidí calmarme, no resolvía el problema lamentándome y llorando, tendría que volver a buscarla a ella y a él… “Iré a descansar, ya pronto amanecerá”, me dije excusándome…
Oculté mis alas, y caminé lentamente, quería pensar…


((continuará...))